Los tacones: mi asignatura pendiente
Los tacones: mi asignatura pendiente Puntuación: 3.2 / 5 (18 opiniones)

Los tacones: mi asignatura pendiente

Soy de las que piensa que hay que alejarse de esas personas que no te dejan ser tu mismo, que hacen que pierdas tu esencia, que apagan tu chispa, que te hacen sentir inseguro… ¿Nunca os ha ocurrido?

Quizás os suene a chiste la comparación, pero a mi los tacones me provocan una gran variedad de sensaciones similares… Es más, siento que cuando los llevo, de repente me transformo y me encojo de tal manera que parece que de forma casi automática me salga una chepa del tamaño de una mochila. Además no acaba ahí la cosa: de golpe y porrazo es como si no supiera andar. Señoras, ¡me transformo en un potro salvaje!, tan solo me falta dar coces.

Caballo riendo

Ponerme tacones me da pereza, sobre todo los más asesinos que son los que no llevan plataforma y así hacer que sufras más, los que llevan un tacón tan fino que tienes que ir pensando en cada paso que das y por supuesto los que se salen y te chancletean al andar, ¡esos son los más cómodos sin duda!

Conclusión:

1. Es una tortura y si no, imaginad que alguien os dijera esto: “tienes que ir de puntillas haciendo equilibrio encima de un trozo de metal fino y además sin plataforma, que es más sexy y se te pondrán los gemelos de señor fuerte” Suena poco apetecible si lo pensáis… De hecho cuando me los pongo, me duelen las piernas una semana. ¿No es maravilloso? 😀

2. Cuando tengo que cruzar una calle, los pasos de cebra se me hacen eternos y parece que nunca vaya a llegar al otro lado. #calzadasinfin

3. En numerosas ocasiones he pensado que igual la solución para sentirme más segura, era ir dando pasitos cortos, pero lo único que conseguía a decir verdad era parecer una mezcla de muñeca Famosa y Robocop…

4. Cada vez que me los pongo, tengo una gran probabilidad de sufrir torcedura de tobillo, ampollas y perder alguna que otra uña… Un verano me pasó, lo di todo bailando y al cabo de unos meses cambié dos uñas de los pies. ¡JA!, ahora me río, pero en su momento ni un poquito de gracia me hizo…

5. Me pone de mal humor cuando se me enganchan en alguna rejilla del suelo o en las escaleras mecánicas. Así que por momentos pienso que igual los tenía que haber dejado allí clavados para siempre.

6. Y sobre todo, doy gracias a Dios porque yo no se como aún no me he caído de boca y roto los dientes.

Así que admiro a aquellas que los llevan con tanto estilo y glamour 🙂

En realidad no es todo tan radical ya que hay zapatos de tacón grueso o los que llevan plataforma por ejemplo  que sí me gusta llevar. Al fin y al cabo lo fundamental es sentirse cómoda con una misma.

¿Y a vosotras?: ¿os gustan o por el contrario son vuestra asignatura pendiente? ;P

¡Muchísimas gracias por pasar, hacer click en me gusta y dejarme un comentario!

Un beso

Posts Relacionados

¡Si te ha gustado, comparte con tus amig@s!

60 Comentarios

  1. Me encanta tu blog! últimamente es de los pocos que miro, llevo varios dias tomando notas de los look que subes sin tacones!
    hoy en dia para ir a trabajar vamos deprisa, cogemos el metro, corre arriba, corre abajo!
    seria mucho pedir un post con 2 o 3 looks sin tacones par ir a trabajar 😉
    muchas gracias y enhorabuena por el blog! es mi favorito! <3

  2. Hola Aishawari, soy de tu club, son mi asignatura pendiente…un beso !

  3. me meo contigo!!!!! jajajaj me ha encantado el post!
    Soy de tu equipo!
    un besote!

  4. Paso de los tacones finos, me gusta ir cómoda y no soy capaz de llevarlos bien así que prefiero no hacer el ridículo, ni en las ocasiones más formales vamos. Sí a los tacones anchos y de suela flexible, con un centímetro de plataforma mejor que mejor. Soy bajita y consciente de lo que estilizan unos buenos tacones pero intento encontrar la combinación perfecta entre comodidad y lo que me gusta. La verdad, creo que los zapatos es una de las cosas en las que hay que invertir, por calidad y sobre todo por comodidad. Me he comprado cosas que al final ha sido dinero tirado, los primeros y últimos tacones finos que me compré (y no eran de aguja) están muertos de risa en el armario, y cada vez que los veo pienso en los 35 euros mal invertidos. Envidio sanamente a todas aquellas capaces de subirse en stilettos y andar con naturalidad sin que le duelan los pies, pero para qué engañarme, ni siquiera son mi estilo.

  5. Totalmente de acuerdo!! Hace un par de años que no uso más que cuñas cuando quiero ir más arregladita… Sin embargo, voy a ser madrina y como la ocasión lo merece me he comprado unos. ¡Temblando estoy!

  6. Jajajajaja … no me e podido reír más !! Y que gran verdad todo !! Ahora mi me encantan los stiletos pero al tener el pie fino se me salen y lo paso super mal …. aunque yo desde que soy mama apenas uso tacón fino o sin plataforma … no quiero perder ningún diente jajajaja
    Bss dsd Sevilla.

  7. Me uno al club, es más, soy de las que creen que el calzado deportivo es igual de sexy!

  8. A mí es que básicamente me parecen un aparato de tortura par las mujeres. ¿No se dejaron de llevar los corsés hace muchísimos años? ¡Anda ya, que le vayan con el cuento a otra! Prefiero ponerme un rojo en los labios e ir pisando fuerte 🙂

  9. Jajajajaja yo en la vida creo q podría ponerme unos tacones de aguja, si es q probarme los de mi hermana, levantarme de la silla y ya ver el piso con cierto temo y sin moverme del sitio, (yo he visto a mi hermana correr con tacones, increíble pero sigue viva) lo q me puedo poner son unas plataformas pero también q no tenga mucho “tacón” q si no me duelen los pies, lo q me pasó a mí es q en una boda lleve unos tanto tiempo q estuve como 15 días con dos dedos de cada píe DORMIDOS, fui al medico asustada y todo.

  10. Ayyyy! Cómo me he reído con tu post. Yo, la verdad, es q acostumbro a llevarlos. Pero, procuro que sean anchos o que tengan cuña, sobre todo en verano. Los zapatos de tacón fino procuro no llevarlos, ni comprarlos siquiera. Pero reconozco que son los más sexies y acabaré comprándolos y llevándolos. Los pies, señoras, son la parte del cuerpo menos cuidada por nosotras, pero aunque los maltratemos un poco con estos taconazos, al llegar a casa te puedes dar un masaje con una crema con talco. Verás cómo te los relaja mogollón y alivia el esfuerzo.

  11. Hola Aisha!! jajajajja Cómo me he reído!!!!! q graciosa!!! pero no te falta una mijilla de razón!!!! Me siento muy identificada. Besos wapa!!!

  12. jajajaj me ha hecho mucha gracias guapa: Suuuuuper identificada me he sentido! En mi caso es cierto que soy bastante alta y si quiero parecer ” un día sin pan” ya es lo que me faltaba ;P
    Un beso desde Canarias

  13. jajajaja me ha encantado este post, me he sentido muy identificada.
    Los tacones monísimos pero para las chicas con chófer, que yo voy caminando a todas partes y me entra la risa cuando los pongo (por eso no los pongo casi nunca…) vivo a casi 4 km del centro, no están creados para mi.
    Un abrazo!

    http://www.wwonderlandia.com

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*